El Girona, el equipo de moda

[ad_1]

El Girona sigue creando tendencia y se ha convertido, con todas las de la ley, en el equipo de moda o el conjunto revelación de las primeras cinco jornadas de liga. La plantilla dirigida por Míchel Sánchez ha firmado su mejor inicio en el fútbol profesional desde su acceso en el 2008.

El 13 de 15 puntos posibles es un buen mordisco para los catalanes al objetivo prioritario de la permanencia por tercer año en Primera, un camino del que no quieren moverse por el momento ni técnico, ni jugadores. Muchas son las claves que permiten andar con paso firme al Girona por este inicio ligero.

Un entrenador con las ideas claras

Míchel ha impregnado a su equipo de una idea y filosofía clara que sigue perfeccionando en la que es su tercera campaña al frente del banquillo. La vistosidad, la alegría ofensiva y el hecho de ser protagonistas con el balón son elementos indispensables de un Girona que poco a poco, gracias al arquitecto Quique Cárcel, ha ido formando un bloque cada vez más adecuado para desarrollar lo que el de Vallecas quiere.

Un nuevo discurso de Míchel que motiva, emociona y le hace diferente como técnico

Riqueza táctica

Acorde con la claridad de ideas del cuerpo técnico comandado por Míchel, el Girona es un equipo que cada vez presiona más y mejor, premisa número uno del madrileño, y que demuestra versatilidad de recursos tácticos durante un partido. El 4-3-3 clásico se transforma en un 4-2-3-1 híbrido con los laterales formados por Arnau Martínez y Miguel Gutiérrez convirtiéndose en interiores, sobre todo el ex del Madrid, para crear superioridad numérica en el centro en salida de balón y construcción del juego ofensivo.

Un bloque bastante continuista

El Girona ha fichado durante el último mercado, como la mayoría de equipos, pero ha conseguido mantener el esqueleto que aguantaba al conjunto. Pese a que parecía que la marcha de Oriol Romeu al Barça o de Santi Bueno a los Wolves hacía balancear la idea, la aparición de Yangel Herrera (dos goles), el paso al frente, el enésimo, de Aleix Garcia y el trabajo solidario de todos los jugadores han aguantado de pie al equipo. Que sigan del curso pasado Gazzaniga en portería, Arnau, Miguel y David López en defensa, Tsygankov, Stuani o Iván Martín en ataque ha sido clave.

Buena aportación de los nuevos

A parte de mantener un bloque que conoce y enseña a los demás la idea de Míchel, el Girona ha dado en la tecla a lo que refuerzos se refiere. La llegada de Daley Blind, todo experiencia y buena salida de balón, de Eric García y Pablo Torre, cedidos por el Barça y, sobre todo, de Portu, Artem Dovbyk y Savinho, la sensación de la liga, han permitido dar un paso hacía adelante a todo el Girona. El hambre de estos futbolistas ayuda al míster a exprimirles cada día más, pero la calidad de Savinho o Pablo Torre aporta un plus extra vital en los metros finales.

Mejora defensiva

El gran pecado de los blanquirrojos el curso pasado fue la debilidad defensiva (55 goles encajados y solo cuatro porterías a cero) aunque los 58 a favor le ayudaron a luchar por la Conference League hasta la última jornada en El Sadar en un partido a cara o cruz con el Osasuna. En tan solo cinco jornadas de esta campaña, el Girona ya ha firmado dos porterías a cero (contra el Getafe y Las Palmas), algo que confirma la mejora defensiva, indispensable para seguir en la zona más noble o tranquila de la tabla.

[ad_2]

Source link