Diferencias entre emociones negativas y emociones destructivas

[ad_1]

Algunas emociones nos generan sensaciones desagradables, pero esto no significa que sean siempre destructivas. En determinadas ocasiones, una emoción negativa puede ser constructiva, ofrecerte información útil para guiarte e impulsarte a encontrar soluciones. Sigue leyendo para descubrir cómo distinguirlas y gestionarlas.

¿Qué son las emociones destructivas?

Las emociones destructivas son aquellas que causan daño a otras personas o a nosotras mismas, según expone el escritor y psicólogo Daniel Goleman en las páginas de Emociones destructivas. Este libro relata un encuentro entre el Dalai Lama y un grupo de filósofos, monjes budistas, científicos y psicólogos.

Las diferencias entre emociones negativas y emociones destructivas

“Una emoción negativa es aquella que nos produce una sensación poco agradable o un sentimiento negativo, pero que contribuye a nuestra supervivencia y seguridad“, explica el Instituto Europeo de Psicología Positiva. En cambio, una emoción destructiva es aquella que no se basa en la razón, enturbia nuestro pensamiento, nos impide ver la realidad como es y acaba causando daño. Además, su intensidad, duración o recurrencia no es la apropiada para el contexto en el que surge. Por ejemplo, una emoción negativa es el miedo, que te alerta de algún peligro y activa tus mecanismos de defensa para evitarlo. Por otro lado, una emoción destructiva es la cólera, que alienta la violencia.

Estrategias para gestionar adecuadamente las emociones negativas

El psicólogo Rogelio Argüello, del equipo de R&A Psicólogos, comparte varias estrategias para gestionar las emociones negativas, comprenderlas y lograr un mayor bienestar:

  • Presta atención a cómo te sientes: el experto recomienda poner nombre a lo que estás sintiendo cuando tienes una emoción negativa.
  • Acepta las emociones negativas: una emoción negativa es la consecuencia de una situación y aporta información sobre tu estado. Negarla o ignorarla no ayuda, sino que añade un problema extra.
  • No te quedes con conclusiones que no te permiten avanzar: las experiencias difíciles de tu pasado pueden llevarte a conclusiones que te causan daño en el presente y que hacen que no veas solución a un problema. Trata de buscar siempre nuevos puntos de vista para salir adelante y no te aferres a ideas que te puedan encerrar en un callejón sin salida.
  • Sé consciente de que una emoción indica algo: ten siempre presente que una emoción negativa surge por algo inadecuado que deberías atender en tu vida.
  • Selecciona situaciones: el psicólogo señala que “no todo el trabajo de la gestión de las emociones es interno”, sino que las situaciones que atraviesas y tus relaciones con otras personas también influyen en cómo te sientes. Puedes intentar evitar ciertos encuentros o alejarte de alguien tóxico, por ejemplo.
  • No escondas cómo te sientes: ser transparente con tus emociones puede contribuir a que estés mejor.
  • No culpes a otros: identificar tus emociones no implica buscar culpables. No puedes controlar lo que hacen los demás, así que céntrate en lo que te ocurre y en cómo te sientes.
  • Acepta todas las emociones como naturales y comprensibles: no te juzgues por lo que sientes y recuerda que las emociones negativas son algo natural que puede ayudarte a seguir adelante.
  • Construye emociones positivas: céntrate en las partes buenas de tu vida, en lo que te aporta felicidad y bienestar, aunque sean cosas pequeñas, para equilibrar la balanza.
  • Busca ayuda: habla de tus emociones con tus seres queridos y piensa en la posibilidad de buscar ayuda profesional para gestionarlas.
  • Evita las conductas que te provocan malestar: las emociones son temporales si se gestionan adecuadamente. Si notas que una de ellas se vuelve permanente y te hace daño, intenta huir de las situaciones y comportamientos que te llevan a mantenerla en el tiempo.

Listado de emociones destructivas, según los expertos en inteligencia emocional

La coach Sandra Burgos recopila en el canal Coaching de Impacto en YouTube una lista de emociones destructivas. Se trata de las que describen el psicólogo Daniel Goleman y el sabio budista Thupten Jinpa, expertos en inteligencia emocional, dentro del libro Emociones destructivas. Todas ellas derivan de la ira, el apego y la ignorancia. Son las siguientes:

  1. La cólera: un ataque de furia.
  2. El resentimiento: un ataque de ira más duradero.
  3. El rencor.
  4. La envidia o los celos.
  5. La crueldad.
  6. La avaricia o la tacañería.
  7. La autoestima exagerada.
  8. La excitación: verse arrastrada de manera compulsiva a un objeto de deseo.
  9. El ocultamiento de los propios defectos.
  10. El embotamiento: la falta de claridad mental.
  11. La fe ciega.
  12. La pereza espiritual: la falta de cultivo de la virtud y de la purificación de la mente.
  13. El olvido: definido como la falta de interés.
  14. La falta de atención introspectiva.
  15. La petulancia.
  16. El engaño.
  17. La desvergüenza.
  18. La desconsideración hacia los demás.
  19. La falta de escrúpulos.
  20. La distracción: el resultado de una mente incoherente, que se ve arrastrada por todo tipo de estímulos.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más

[ad_2]

Source link